A veces el recuerdo no basta para poder volver al pasado, para buscar ese instante que cautivó de alguna forma nuestra atención. A pesar de que nada puede guardar el sentimiento y la emoción de ese momento (solo nosotros mismos), recurrimos a la fotografía para poder tener intacto un espacio en el tiempo que representó algo para nosotros, ahí queda por siempre plasmado en la historia.

En la fotografía uno no solo consigue refrescar el pasado, uno encuentra el arte y la forma de cada detalle, cada rincón, cada sonrisa, cada recuadro que encaje perfecto con el marco de la foto, ese color perfecto que quedó como si estuviese hecho específicamente para ese momento.

A medida que se toman fotografías (independientemente del tipo de fotografía que sea) se va logrando cada vez que el impulso para hacerlo sea más constante, y allí se va perfeccionando sin querer, la forma y el modo de tomar las fotos, sirve para descubrir que es lo que nos lleva a sacar el celular (o la cámara) para tomar el tiempo o los segundos de sacar una foto.

La fotografía no solo forma el arte de tomar una foto, lleva a descubrir la música que compagina con ese momento, el escrito perfecto que inspira la toma fotográfica, el impulso que necesitas para seguir adelante, la alegría que se apodera del alma cuando revives ese momento tan especial.

La próxima vez que quieras tomar una foto y lo dudes, piensa ¿Qué pierdo?

Simon Rosales G.

Simon Rosales G.

Periodista y bloggero

Contacto: simonhtt@me.com
Instagram: @simonhtt

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: