El impacto de videos en redes sociales es monumental al momento de hacer el mercadeo de lo que se quiere proyectar en la producción. Como he mencionado anteriormente, la meca de la publicidad se encuentra hoy día dentro de plataformas como Instagram, Facebook, Tumblr, entre otras.

Si bien cualquiera de nosotros puede montar lo que sea de forma gratuita e instantánea, esta facilidad hace que al momento de mostrar contenido, hay que saber exactamente que se quiere proyectar y a donde se quiere llegar. Un video que dure más de 30 segundos ya es un compromiso del espectador, quien también decide si sigue invirtiendo los otros 30 segundos en el mismo contenido, o si prefiere seguir navegando por distintos perfiles y descubrir otro tipo de información.

El impacto que puede generar un video puede lograr que se convierta viral, pero aquí existen dos vertientes: ¿es viral positivo hacia la marca o es viral en forma de crítica a lo que se proyectó? La facilidad de poder lograr difundir mensajes es tan grande, que también puede perder su objetivo con la misma habilidad con que se publicó.

Cuando una marca quiere establecer un mensaje por medio de videos, estos tienden a ser más complejos al momento de su elaboración, esto se debe a que el compromiso por parte de los seguidores de la marca se pone a prueba y allí es en donde realmente se mide que tan fieles son con el contenido que se está transmitiendo.

Ese minuto es tan importante, que hay que pensarlo dos veces antes de definir si un minuto es demasiado para lograr captar la atención no solo de los seguidores actuales, sino de aquellos que queremos cautivar.

Simon Rosales G.

Simon Rosales G.

Periodista y bloggero

Contacto: simonhtt@me.com
Instagram: @simonhtt

0

Tu carrito

A %d blogueros les gusta esto: